En la antesala de los Juegos Suramericanos de la Juventud, el nombre del tenismesista Nicolás Burgos sonaba fuerte paras ser una de las figuras chilenas del campeonato.

Finalmente, el nacional no defraudó. En una emocionante definición ante el brasileño Guillerme Da Costa, Burgos se quedó con el campeonato de tenis de mesa y le entrega una nueva medalla de oro a Chile.

El resultado terminó cuatro juegos a favor del local y dos para su oponente. Un duelo que se había repetido no hace mucho: cuando el chileno también venció al representante de Brasil y clasificó a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018.

Con todo el público celebrándole cada punto, el santiaguino demuestra que a sus 17 años tiene un futuro importante en el deporte. “Al principio entré con confianza, seguro de lo que tenía que hacer y sabía que podía ganar el partido. Estar en casa con la gente que te apoya es lo mejor”, señaló Burgos una vez finalizado el encuentro.

El próximo desafío del jugador es tener una destacada presentación en la cita planetaria en Argentina en 2018. “Llevó cuatro años viviendo en Alemania junto a mi entrenador donde me entreno duramente con mucha disciplina. Ahora nos prepararemos con mi entrenador para los Juegos Olímpicos y espero llegar de la mejor manera”.

Medallas de plata   

La presea dorada de Burgos no fue la única medalla que obtuvo Chile en el tenis de mesa. En la categoría damas, Valentina Ríos no pudo ante la fuerte Livia de Souza y se  quedó con la medalla de plata.

En la competencia de duplas, el equipo compuesto por el propio Burgos y Martínez ganó plata al perder ante el binomio peruano.

Mientras que en el equipo mixto entre Burgos y Ríos, se consiguió nuevamente la medalla de plata tras el duelo donde salió victorioso la dupla de Argentina.

Compartir