Una soberbia actuación ha cumplido Laura Acuña en la pista atlética del Estadio Nacional, demostrando porqué es una de las figuras con más futuro en el atletismo en Chile.

La oriunda de Catrico Alto, localidad de la región de Araucanía, había ganado el pasado viernes el oro en los 1.500 metros planos. Y ahora, en la última fecha de los Juegos Suramericanos, la atleta se impone con autoridad en los 800 metros planos al llegar a la meta en dos minutos, 14 segundos y 77 centésimas, dejando atrás a la argentina Inés Macadam y a la ecuatoriana Irene Navarrete.

“Estoy demasiada contenta, no sé cómo explicarlo”, dice Laura, a solo segundos de subir al podio a recibir su segunda medalla de oro en este certamen que tuvo a Chile como anfitrión.

“Quería darle las gracias a todos los que me han apoyado. No me esperaba hacer una marca tan buena, estuvo en un buen momento. Ahora se vienen los Juegos Olímpicos de la Juventud, espero poder llegar”, finaliza.

Siendo además tricampeona sudamericana a nivel escolar en los 800 y 2000 metros; primer lugar en el sudamericano de Cross Country en febrero de este año, donde competió en la categoría Menores, la joven deportista ha sido señalada varias veces por los expertos como la deportista a seguir.

Para el ministro de Deportes, Pablo Squella, Acuña es “extraordinaria, hay que cuidarla como hueso santo y darle todo el apoyo. Ojalá que pueda llegar o acercarse a las legendarias marcas de Alejandra Ramos”.

Compartir