Había mucha expectativa en lo que podía lograr la selección de básquetbol 3×3 en estos Juegos Suramericanos de la Juventud. Finalmente, el equipo nacional cumplió con los pronósticos y en una dramática definición superó a Brasil y se consagró campeón del certamen.

En el Velódromo del Estadio Nacional, el cuadro chileno, compuesto por los campeones sudamericanos sub 17 Álvaro Pimentel y Kevin Rubio, más las nuevas figuras de Felipe Incayo y Pablo Campos, quedaron empatados a 11 y en el final quien metía el último punto sería el vencedor. Fue entonces cuando Campos toma el balón lo encesta con una precisión que desató la algarabía del equipo y el público presente.

De esta manera, Chile sumaba otra presea dorada en el cierre de estos Juegos en Santiago. Para llegar a la última instancia, el equipo dirigido por Gustavo Vega perdió en el debut ante Surinam y luego se hizo imbatible al superar a Panamá, Brasil, de nuevo ante Surinam y en la semifinal a Argentina.

Tras el término del emocionante partido, los jugadores no escondieron su emoción tras el triunfo. “Estamos muy felices, trabajamos muy duro en un proceso de casi un año y medio. Fue un partido muy peleada y gracias a dios al final se nos dio todo. Si bien empezamos perdiendo, y la gente pensaba que no nos iba ir bien, pero eso nos sirvió mucho porque nos dimos cuenta que no podíamos relajarnos”, dijo Kevin Rubio.

Por otro lado, el autor del último tanto, Pablo Campos, señaló  que ese último “lo podría haber hecho cualquiera  de nosotros, siempre fuimos muy solidarios entre nosotros”. El joven basquetbolista quedó fuera del Sudamericano pasado por lesión, y por eso dice que este título  “esta es una invitación para que todos los han sufrido no se detengan, que sigan trabajando duro, porque el trabajo duro paga”, sostuvo.

Sobre las aspiraciones del equipo para el futuro, Campos dijo que “Chile nunca tiene que tener límite, en este torneo le ganamos a países que nunca imaginé ganarles, como una gran Argentina y Brasil. Chile tiene que seguir surgiendo”.

Para finalizar, Álvaro Pimentel, una de las figuras de Chile, afirmó que ganar como local “es una experiencia muy distinta y mucho más gratificante ganarlo en casa. Supimos sacar adelante esto con mucha garra y fuimos inteligentes para jugar”.

Compartir