Brasil ha sido imparable en estos Juegos Suramericanos. La “verdeamarela” es el líder absoluto del medallero con un total de 83 medallas, sacando mucha ventaja a los argentinos que marchan segundos con 56 medallas.

Sin duda, es el principal equipo de la región. Y si hay una disciplina que comprueba su gran rendimiento es en natación.

En el Centro Acuático del Estadio Nacional, los brasileños tienen número sobresalientes dentro del agua: 46 medallas de oro y 19 récords, y con una gran figura como Lucas Martins como líder.

Esta última jornada de competencias, Brasil festejó con nueva medallas. Primero, en la prueba de 200 m. pecho para  Davi Martins; 50 m mariposa para Lucas Martins ; 200 m espalda para Fernanda De Goeij; y la posta de 4×100 m combinado, con la participación de Pedro Henrique, Luis Gabriel Souza, Kaique Kauan de Morais y Luca Martins, que remató al final, con un tiempo de 3 minutos y 50,06 seg.

En el caso del equipo nacional, finalizó en la séptima posición del certamen, donde se destacan las medallas de Trinidad Ardiles, que con solo 14 años logró récord absoluto en 200 m espalda (2, min 21,81 seg), para Chile, ubicándose en el tercer puesto de la prueba.

En tanto, en varones Benjamín Schnapp logró su segunda medalla: bronce en 50 metros mariposa con un tiempo de 25,65 segundos en 50 m mariposa. “Estoy muy contento, ha sido un gran campeonato, la verdad es que el nivel fue muy bueno y exigente y estoy feliz de haber sido el que consiguió dos medallas para mi país”, señaló el nadador.

La otra marca sudamericanas juveniles, las obtendrían la campeona mundial, Delfina Pignatielo de Argentina,  en 400 m libre, con un tiempo de 4 min. 16,46 seg, la plata fue para su compatriota Delfina Dini (4 min 19,54 seg) y el bronce para Samantha Bello de Perú (4 min 21,04 seg).

Compartir